Psicólogo en Mallorca

Pensamiento mágico

Catástrofe aérea en el Pacífico sur. Un avión desapareció cerca del archipiélago Juan Fernández en Chile. Todas las evidencias demuestran que el avión se desintegró y que los pasajeros han fallecido en el acto.
Sin embargo, Carmen Díaz, una mujer que afirma ser vidente, sostiene que hay supervivientes que incluso un popular presentador de televisión que iba en ese vuelo, se encuentra en una playa de blanca arena. Lo sorprendente es que el gobierno tomó la decisión de trasladar a la vidente en helicóptero hasta el barco de la armada chilena que se encuentra en la zona de búsqueda y sigue sus indicaciones. Aparentemente el gobierno ya había requerido sus servicios en la búsqueda de los mineros atrapados.

¿Cómo es posible que una persona que se autoatribuye poderes sobrenaturales y que afirma contra todas las evidencias y sin ningún respaldo de verosimilitud ni apoyo en la realidad, desencadene y dirija acciones de gobierno, militares y técnicos? La respuesta la dio Sigmund Freud hace ya más de 100 años: la tendencia irreductible al pensamiento mágico.
Este fenómeno que también se denomina pensamiento mágico-animista, por establecer relaciones causales e interpretaciones sin apoyo en la evidencia o por animar objetos, es fácilmente identificable en los niños y en los pueblos primitivos. Freud planteó que en el desarrollo evolutivo del niño el peso de la realidad y la propia evolución intelectual del individuo hace insostenible esa visión ingenua del mundo.
Pero en este punto realizó uno de sus descubrimientos más sorprendentes: la mente tiene la capacidad de mantener compartimentos estancos. Concretamente que una parte del pensamiento infantil aparentemente derrotado por la realidad, se refugia dentro del sistema psíquico convertido en algo tan etéreo, pero tan poderoso como una tendencia.
Dicha tendencia permanece escondida y el individuo se desarrolla, incorpora las leyes de la realidad y opera con ellas. Pero basta cualquier oportunidad para que reniegue de toda racionalidad. Y así entendemos por qué un gobierno, sus fuerzas armadas y los técnicos que participan en un operativo que ya recogió cadáveres y fuselaje del avión, con innegables signos de un impacto brutal, estén invirtiendo, tiempo y recursos en una persona que afirma ver visiones y se atribuye poderes.
La memoria selectiva es el ingrediente del que se vale esa infantil tendencia a lo mágico.

Como la parte racional y adulta, necesita dar justificación a la tendencia a la magia, recuerda solo los acontecimientos que la confirman y olvida los que la desmienten. Por ejemplo, es frecuente que algunas personas crean que si piensan o sueñan con alguien lo encontrarán. Y comentan que tal o cual vez les ocurrió. Pero omiten las innumerables veces en que pensaron y nada ocurrió.
Digamos que para algunos Papá Noel y los Reyes Magos llenos de regalos son un dulce recuerdo con que alegran la ilusión de los niños cada año, pero hay corazones rebeldes que no pueden abandonar ese mundo, como está ocurriendo estos días en Chile.

Compartir
Publicado el 23/09/2011