Psicólogo en Mallorca

Padre: ser o ejercer

La primera respuesta es sencilla, y es la que remite al acontecimiento biológico de la fecundación.
Investigaciones contemporáneas en psicología clínica y psicoanálisis descubrieron una realidad independiente a la biología. Se trata de la realidad simbólica.
Y tanta es la importancia de ésta que el desarrollo de la personalidad y el destino psicológico de un individuo dependen de ella.
Por eso a la hora de analizar el entorno de un niño, los psicólogos valoramos quién ejerce la función más que la paternidad biológica. O dicho de otro modo, la existencia de un padre biológico no garantiza que ejerza la función paterna.

El concepto «padre ausente» define la carencia de la función paterna independientemente de la presencia física del padre biológico.
A la vez, la función paterna puede ser eficazmente realizada por un padre adoptivo o por otra persona que las circunstancias familiares posicionen en el entorno del niño.
Describir en qué consiste esa función es de una complejidad que excede este espacio. Pero a modo de referencia la función del padre está íntimamente asociada a la transmisión de un sistema de normas, de una legalidad.
A su vez el ejercicio de esta función no depende solo de la voluntad de ejercerla como decisión unilateral, sino de la validación y el respaldo de las otras personas del entorno.
Por ejemplo, una madre que descalifica a un padre capacitado y dispuesto a ejercer la función paterna, puede anularla.
Hoy día son tan frecuentes las separaciones de parejas con hijos que esta problemática es de una gran importancia para el destino de muchos niños.
Lamentablemente la hostilidad que suele acompañar una separación induce muchas veces a la madre a excluir y descalificar al padre. Esto se suele manifestar tanto en la oposición a compartir la custodia como en comentarios críticos sobre él.
Cabe aclarar que la descalificación puede ocurrir también en una pareja que convive.
Lo dramático de este fenómeno es que si tiene efecto la neutralización de la función paterna, el mayor perjuicio es para el niño a quien se está privando de un elemento esencial para el desarrollo de su personalidad.

Compartir
Publicado el 16/03/2012